¿Cómo y cuándo debo limpiar mi humidificador?

El mantenimiento y la limpieza periódica hará que su humidificador funcione mejor y que la experiencia con la terapia sea más fresca. Aquí encontrará respuestas a las preguntas más frecuentes relacionadas con la limpieza del humidificador.

¿Con qué frecuencia debo limpiar el tubo de agua de mi equipo?

clean-humidair-humidifier-cpap-machine-resmed

El manual de usuario del humidificador incluye instrucciones de limpieza para su equipo específico y sus piezas. Descargue el manual de usuario en la página de soporte del humidificador

Como norma general, lave el tubo de agua todos los días con agua templada y un detergente suave. Enjuáguelo bien y déjelo secar al aire evitando la luz directa del sol. Una vez al mes, compruebe si el tubo está deteriorado y cámbielo si alguna de las piezas está rajada, opaca o agujereada. 

No utilice los siguientes productos para limpiar el humidificador, ya que podrían dañarlo y acortar su vida útil: 

  • Soluciones que contengan lejía, cloro, alcohol o amoniaco. 
  • Jabones hidratantes, antibacterianos o de glicerina 
  • Suavizantes o descalcificadores no aprobados 

Recomendaciones para limpiar el humidificador 

Consulte las instrucciones para limpiar el humidificador en el manual de usuario de su equipo. Estas son las instrucciones para el humidificador térmico de ResMed:

Una vez a la semana

Lave el humidificador y el tubo en agua templada con un detergente suave.

Enjuáguelo bien con agua corriente y déjelo secar al aire evitando la luz directa del sol.

Limpie la parte exterior del equipo con un trapo seco.

La tapa, la placa y la base desmontadas se pueden lavar en el lavavajillas utilizando un programa delicado. Si observa depósitos de polvo planco en el tubo de agua, puede limpiarlo con una solución hecha con una parte de vinagre y 10 partes de agua.

¿Con qué frecuencia debo limpiar el tubo ClimateLine o SlimLine? ¿Cómo lo limpio?  

clean-climateline-air-tubing-resmed

Consulte las instrucciones de limpieza en el manual de usuario del tubo. Como norma general, retire diariamente el tubo presionando la sujeción con los dedos. Cuelgue el tubo en un lugar limpio y seco hasta su próximo uso.

A tener en cuenta:

  • No cuelgue el tubo donde reciba luz directa del sol, ya que se podría endurecer con el tiempo y romperse.
  • No lave el tubo en la lavadora o en el lavavajillas.

Una vez a la semana, retire el tubo del equipo y de la mascarilla presionando la sujeción con los dedos y lávelo en agua templada con un detergente suave. Enjuague bien el tubo y déjelo secar al aire evitando la luz directa del sol y/o otras fuentes de calor. Vuelva a conectar el tubo a la salida de aire y a la mascarilla la próxima vez que lo vaya a usar.

Si aún tiene dudas sobre la limpieza del humidificador y sus accesorios, póngase en contacto con su especialista o su distribuidor.