La historia de ResMed

En 1981, el profesor Colin Sullivan diseñó, junto con algunos colegas de la Universidad de Sídney, el primer equipo de presión positiva continua en las vías respiratorias nasales (CPAP): el primer tratamiento no invasivo exitoso para la apnea obstructiva del sueño (AOS).

Después de la publicación de los primeros resultados positivos en Lancet, , Sullivan, que había patentado la tecnología, intentó encontrar un socio compatible para que le ayudara a comercializar la tecnología del sueño. En 1986, Chris Lynch, que estaba trabajando con el Dr. Peter Farrell, Director Ejecutivo del Centro Baxter para la Investigación Médica y también Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Baxter Healthcare, Japón, se reunió con Sullivan y recomendó que Peter también se reuniera con él para escuchar su historia. El resultado fue que, en 1987, Farrell, en nombre de Baxter, invirtió en la tecnología de Sullivan para seguir desarrollando el prototipo, y posteriormente realizar ensayos clínicos del dispositivo CPAP en un grupo de pacientes con apnea del sueño grave.

En 1988, por varios motivos, Baxter decidió no entrar en el mercado de la apnea del sueño y en 1989, el Dr. Farrell fundó ResMed para comprar la tecnología del sueño de Sullivan a Baxter. Tras la compra, ResMed comercializó el dispositivo prototipo de CPAP de Sullivan y lo produjo a gran escala, para así poder ofrecer un tratamiento efectivo a una cantidad importante de pacientes con AOS, el principal síntoma de los trastornos respiratorios del sueño (TRS).

Desde sus inicios, a finales de 1989, ResMed ha crecido de manera espectacular en los siguientes 25 años. Los ingresos del primer año fiscal en 1990 fueron menores a 1 millón de dólares, y solo había 9 empleados. Desde diciembre de 2014, RMD cotiza en la Bolsa de Nueva York, con un capital de mercado que está cerca de los 7,5 mil millones de dólares e ingresos anuales que están cerca de los 1,6 mil millones de dólares. Tiene más de 4000 empleados en todo el mundo y opera en 100 países.