Datos clave sobre el ronquido

 

El ronquido es común: En un estudio epidemiológico realizado en 2007 en Francia con 850 participantes de entre 22 y 66 años, la incidencia del ronquido habitual era del 34,6 %.1 El ronquido puede tener un efecto perjudicial en la vida de sus pacientes.

A menudo no son los primeros en darse cuenta de que tienen un problema: más bien, es su compañero de cama quien se queja. De hecho, el 95 % de las personas que roncan dicen que sus ronquidos molestan a su pareja o familiares.2

Por supuesto, también causan estragos en su sueño, y hacen que se sientan cansadas, apáticas y hasta gruñonas. Los ronquidos ruidosos y molestos también pueden tener otros efectos secundarios menos obvios. Las personas que roncan tienen 1,6 veces más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial durante los 4 años3 siguientes al inicio de su ronquido. También existen riesgos de sufrir otras enfermedades cardiovasculares.4

 

No todas las personas que roncan tienen AOS, pero casi todas las que tienen AOS… roncan

 

El ronquido es también el síntoma principal5 de la apnea obstructiva del sueño (AOS), que es la forma más común del trastorno respiratorio del sueño (TRS).

El ronquido y la apnea del sueño tienen una vinculación alarmantemente estrecha: 3 de cada 10 hombres y casi 2 de cada 10 mujeres que suelen roncar también padecen algún grado de apnea obstructiva del sueño.6 Los estudios clínicos muestran que las personas con apnea del sueño no tratada corren mayores riesgos para la salud: Asegúrese siempre de detectar si sus pacientes sufren AOS. Un diagnóstico correcto es esencial para elegir la opción de tratamiento más adecuada.

Los pacientes que roncan por la garganta o que tienen un nivel leve o moderado de IAH (menos de 30) son buenos candidatos a un dispositivo de reposicionamiento mandibular.

 

Referencias

  1. Teculescu D & al. Habitual snoring. Prevalence and risk factors in a sample of the French male population. Revue des Maladies Respiratoires, marzo de 2007, 24 (3 Pt 1): 281-7.

  2. Estudio médico de AplusA, realizado con 95 pacientes que usaron Narval CC (Equinoxe en Francia) en 2011.

3. Peepard T. Prospective study of the association between sleep-disordered breathing and hypertension. N Engl J Med, 342 (2000), pg. 1378-1384.

4. Marin JM. Long-term cardiovascular outcomes in men with obstructive sleep apnea-hypopnoea with or without treatment with continuous positive airway pressure: an observational study. Lancet. 2005 Mar 19 25;365(9464):1046-53

5. Meslier N, Racineux JL. Snoring and high-resistance syndrome. Rev Mal Respir 2004. 21: 2S35-2S42. (French)

6. Young, T et al. The occurrence of sleep-disordered breathing among middle-aged adults. N Engl J Med 1993. 328 (17): 1230-5.

7. Peker Y, Carlson J, Hedner J. Increased incidence of coronary artery disease in sleep apnea: a long-term follow-up. Eur Respir J. Septiembre de 2006. 28 (3): 596-602.

8. Peepard T. Prospective study of the association between sleep-disordered breathing and hypertension. N Engl J Med 342 (2000), pg. 1378-1384.

9. Ellen et al. Systematic review of motor vehicle crash risk in persons with sleep apnea. J Clin Sleep Med. 15 de abril de 2006. 2 (2): 193-200.

Más sobre los ronquidos

¿Por qué algunos pacientes roncan?
Los ronquidos y la apnea obstructiva del sueño (AOS) tienen un origen común: la obstrucción de las vías respiratorias superiores provocada por la relajación de los músculos del cuello.
Opciones de tratamiento para el ronquido y la apnea obstructiva del sueño
Las opciones de tratamiento para el ronquido y la apnea del sueño dependen de una serie de factores. Le explicamos los principales.
Dispositivos de reposicionamiento mandivular
Los dispositivos de reposicionamiento mandivular se pueden usar para dejar de roncar, y son una alternativa clínicamente probada 2 para tratar la apnea obstructiva del sueño de leve a moderada (AOS).